Talleres para favorecer la creatividad de los niños esta Navidad

Durante la época de Navidad las ciudades y pueblos se adornan y se ponen los mejores vestidos: luces, música y actividades de todo tipo que celebran la llegada del invierno y unas pequeñas vacaciones.

Los niños en la escuela celebran la Navidad a su manera: juegan a hacer teatro o, incluso, van al teatro, experimentan el invierno haciendo talleres, visten la escuela con motivos navideños, cantan villancicos, recitan poemas. • Cuando somos adultos, aprovechamos esta época del año para volver a la infancia jugando a decorar nuestros hogares, aprovechando para pasar tiempo con los más queridos para poder compartir momentos juntos.

Y es así que se despierta la creatividad en esa época. El pedagogo Ovide Decroly decía que la expresión creativa, tan concreta como abstracta, es un principio básico de la educación y del desarrollo del niño. Pero, ¿cómo conseguir que los más pequeños puedan expresarse de forma creativa durante estas Navidades?

1. Talleres y técnicas de relajación

En esta época del año los niños y jóvenes disfrutan de las primeras vacaciones del curso escolar. Es un momento muy interesante para ofrecerles un espacio en el que escucharse y ser escuchados para tener conciencia de cómo están, si tienen inquietudes… y buscar maneras de soltar las tensiones y disfrutar de este descanso. Una forma de hacerlo es haciendo ejercicios de relajaciónmindfulness o meditación en movimiento, que ayudarán a los niños a tomar conciencia de su cuerpo, escucharse y moverse para liberar la energía acumulada y poder ser más creativos.

2. Talleres y juegos de expresión artística

El arte es un gran aliado para despertar la expresión y creatividad. Favorecer espacios creativos con actividades y propuestas de juego con lenguajes expresivos como la música, la plástica, la expresión corporal y dramática, la escritura, etc., permiten nuevos caminos de experimentación y aprendizaje.

3. Creaciones plásticas y manualidades

La expresión plástica nos invita a poner en marcha la imaginación a partir de la manipulación y experimentación directa con diversos materiales y con todos los sentidos. Materiales que tenemos por casa, como brics de leche o zumo, botes de vidrio, cartón, piedras, etc., pueden ser la base para crear instrumentos con material recicladoun calendario del año que entra, calendarios de adviento originales o incluso decoraciones para la casa, como bolas de Navidad o alguna caja para poner los deseos de nuevo año.

4. Talleres y juegos de expresión lingüística

Jugar a crear una historia es dejar volar la magia de las palabras y ayuda a los niños a adquirir vocabulario, a desarrollar la lengua, a mejorar aspectos como la memoria, etc. Jugar con las palabras siempre es un ejercicio creativo de lo más divertido. O, al menos, podemos recitar un poema de ese escritor preferido, o disfrutar del placer de tener tiempo para leer un libro. Una propuesta que nos gusta mucho para los más pequeños, es escribir en pequeños papeles los miedos que queremos que se vayan con el año que termina y los deseos por el nuevo año.

5. Dinámicas de contacto con la naturaleza

Aprovechamos la Navidad para ir a respirar el aire fresco de los bosques, sentir el rumor del agua del río y disfrutar del aroma del brezo de invierno para entrar en contacto con la naturaleza. Cualquier espacio natural nos ayuda a estar más tranquilos y nos regala materiales naturales para crear, por ejemplo, una escultura. Podemos formar mandalas con elementos naturales para agradecerle a la naturaleza todo lo que nos aporta.

La creatividad y la libre expresión es nuestra razón de ser como educadoras y educadores en el tiempo libre. Por eso trabajamos todos estos talleres y actividades durante todo el año en nuestras casas de colonias, gracias a las estancias de colonias escolares y colonias de verano donde los niños y jóvenes se sienten seguros, inspirados e imaginativos.